Empleados al poder: los nuevos reyes

La importancia que adquirió el capital humano dentro de las empresas dio lugar a una mayor preocupación por el bienestar de quienes trabajan en ellas.



En este último tiempo, los conceptos de “consumerización” y “employee centricity” comenzaron a ganar terreno entre las grandes compañías. Conferencias, seminarios y otros encuentros gerenciales los incluyen de manera cada vez más frecuente en sus temarios.

¿De qué se trata? Según los especialistas de Meta4, proveedora de soluciones tecnológicas para Recursos Humanos, la tendencia en capital humano es cada vez darle más relevancia a mejorar la experiencia del empleado y esto ya se ha convertido en una prioridad para muchas empresas.

El concepto de “employee centricity” deriva del conocido “customer centricity”, pero apuntando no ya hacia afuera de la empresa, sino hacia adentro. Para implementarlo, Recursos Humanos debe situar al empleado en el centro de sus estrategias y darle participación en el diseño de sus procesos.

Del mismo modo, la “consumerización”, una tendencia muy vinculada con la “experiencia de empleado”, toma el modelo de la “experiencias al cliente”. En este caso, se contempla toda la experiencia de trabajo, de modo que el empleado pueda personalizarla: que elija cómo quiere trabajar, su horario, su lugar de trabajo, los cursos que le interesan y demás.

Los expertos explican el paralelo con los sistemas de consumo personalizados que encuentra cada uno en su hogar, al estilo Netflix o Spotify, por ejemplo. Aseguran que en momentos en que a las compañías les está costando cubrir vacantes o retener el talento, estas modalidades hacen una diferencia importante.

Uno de los aspectos clave en ese sentido tiene que ver con los espacios de trabajo. Si bien se impusieron de algún modo los denominados espacios de trabajo abiertos, lo cierto es que ya se ha revisado de nuevo el tema para darle una vuelta más de tuerca.

En este caso también se apela a la idea de personalización. La última tendencia postula que el espacio de trabajo sea muy adaptable, y advierte que ya no vale un mismo concepto para todos: habrá que disponer de diferentes espacios para distintas necesidades y equipos de trabajo.

Otro componente de este mejoramiento de la experiencia del empleado tiene que ver con lo que pueda aportarse desde Recursos Humanos para que tenga un buen equilibrio entre su vida laboral y personal. El wellness es un factor muy importante en función de su motivación y compromiso. Diversos estudios demostraron que incrementar el bienestar en el trabajo no solo influye en la satisfacción del empleado, sino en su desempeño.

Este nuevo panorama con el capital humano en el centro del escenario impone algunos cambios y adaptaciones, pero con la promesa de beneficios tangibles. Al fin y al cabo, gran parte de la riqueza y el carácter de una organización se sustenta en los empleados que la integran.

Fuente: Fortunaweb

Recopilación de noticias por Martin Eraso

Comentarios